En la actualidad, es difícil imaginar los Juegos Olímpicos sin Bauerfeind. La compañía ha sido un firme pilar del cuidado médico olímpico desde el año 2002. En primer lugar, Bauerfeind proporcionó un servicio ortopédico exclusivo para los atletas alemanes en los Juegos Olímpicos de Salt Lake City en el 2002, Atenas en el 2004, Turín en 2006 y Beijing en el 2008.

Los Juegos Olímpicos de 2010 en Vancouver representó un inicio: marcó el debut de Bauerfeind como socio oficial del Comité Olímpico Organizador, donde la compañía asistió a todos los atletas de todas las naciones participantes. En los siguientes Juegos Olímpicos de 2012 en Londres, Bauerfeind una vez más fue proveedor exclusivo de ortesis, vendajes, medias de compresión y plantillas ortopédicas. Los propios técnicos ortopedas de la empresa estuvieron una vez más presentes para apoyar el tratamiento de unos 10,500 atletas de 204 naciones. Se suministraron más de 700 productos en estos juegos. El Comité Organizador de los Juegos Olímpicos de invierno de 2014 en Sochi confió nuevamente en Bauerfeind. En las policlínicas en las tres villas olímpicas, los técnicos ortopedas trataron a los atletas lesionados y ofrecieron cuidados preventivos. Casi 400 atletas Olímpicos de 54 de los 88 países participantes hicieron uso de este servicio en Sochi.